Evey en el país de las máquinas II

Caer, levitar. Brisa eléctrica y fría. 
Después de un rato de quietud, cuando logró alzar al fin los pesados párpados, muchas luces difusas, la deslumbraron totalmente. 
A modo de escudo puso los dedos en los ojos afligidos y una mueca acompañó a un quejido ronco.
Evey no paraba de hacerse preguntas ¿Dónde estoy? ¿Qué me ocurre?, pero la sobresaltó la sensación de ser observada.

Safe Creative #1008087001032