Yashica Mat 124G

Contra todo pronóstico y después de un carrete prácticamente tirado a la basura, la Yashica y yo nos empezamos a entender.
La experiencia analógica requiere más planificación, más paciencia y más dinero .... sí, entre carretes y revelados, te puede salir por un pico. Aún así, me alegro de haberla experimentado y espero seguir, al menos de manera puntual.
La Yashica Mat 124 G es una auténtica maravilla en cuanto a la profundidad de campo tan espectácular que se consigue y lo divertido que es colgársela al cuello buscando el único encuadre posible.
Se lo recomiendo a todo el mundo y aquí os muestro algunas de las que pude sacar, aprovechando la última sesión de fotos a la que asistí de colaboradora/observadora :)






Raquel | Ipernity

Mi especial agradecimiento a Juan Antonio por prestarme esta super cámara y a Cristóbal por explicarme pacientemente.