Clara


Este cuentito se me ocurrió después de leer algunas historias de Manara ... no sé muy bien porqué. ¡Qué más da!  ^-^

Clara caminaba y caminaba hasta que sus pobres piernas no podían más. Sentada sobre la hierba, disfrutando de la cálida brisa en primavera, un cosquilleo recorrió su cuerpo.
¿Qué ocurre? ¿Qué pasa?.
Un fuerte suspiro salió de su boca, y de su cuerpo ansia. 
Cuando la convulsión del orgasmo la hizo enrojecer y la razón regresó a sus sentidos, volvió a levantarse avergonzada como estaba. Y cuál fue su sorpresa al descubrir, en el lugar donde se encontraba sentada, que unas pequeñas orejas juguetonas asomaban.
Un conejito, que luego, ante la sorprendida mirada de Clara, huía entre las ramas.



4 comentarios:

  1. Es como Alicia en el Pais de las Maravillas, pero versión conejito :) , me ha gustado , sigue así

    ResponderEliminar
  2. El conejito pensaría: "si el césped está crecido se puede jugar partido"! hihihihihihihihihihhi
    Muy evocador :)

    ResponderEliminar