Humedad






Raquel | 500px

El lado malo de mi conciencia, a veces, te dice cosas sin mi permiso. Pero ya no me enfado. Me susurra y le escucho atentamente. Me hace cosquillas. Me cuenta historias inconfesables, y yo, sólo quiero reírme al escucharlas, dejarme llevar, complacerle en todo.