Es como todo lo demás.


¿Por qué las redes sociales son deprimentes? Leí hace nada un artículo que hablaba de eso, y refutaba la teoría con una lista de motivos, lindezas y desastres psicológicos de toda índole.
Yo, que soy una estricta pesimista pensé, "sí sí, muy bien, pero eso es como todo lo demás" (minuto 4:40 del siguiente vídeo)
                                           


                                                                         
Las redes sociales provocan lo que yo he llamado siempre, pese a no haber visto sino la primera edición de este reality, el "efecto Gran Hermano", que sería como decir, que se magnifica todo al extremo y creamos una especie de simbiosis con el portátil, smartphone o tablet y terminamos soltándolo todo con alarido limpio en medio de cualquier plaza ¡Quién me pone la pierna encima! (la primera edición he visto) sintiéndonos menos modernos, porque, nos acabamos de dar cuenta, que lo moderno es criticar la modernidad y nosotros estábamos empezando a saborear las dulces mieles de la gloria, llevando gafas de pasta y sombreros ridículamente preciosos, instagrameando  al gato y haciendo creer a todos que nuestra vida es ir a la playa a coger olas, porque somos unos bohemios de mucho cuidado. Y empiezas a darte cuenta que toda tu creación se perderá como lágrimas  en la lluvia.

Si les soy sincera, a mi me irrita sobremanera, saber que, ya fui vintage a la tierna edad de ocho años y a nadie le pareció tan espectacular. Yo heredaba ropa de hermana, prima y vecina, y no vi a nadie llenándome el listado de clase de corazones o de positivos. 
Las redes sociales, son un poco injustas en este sentido, y esa es una cuestión que yo pondría en una hipotética lista de motivos, sobre lo deprimentes que son. Quizás eres de esos con más creatividad y osadía en el vestir, más inteligencia al elegir pastel al que sacar una foto para seleccionarle un presset del Instagram, pero joder, es que la zorra aquella enseña media teta y tiene más amigos, claro, entre los pajeros y las aspirantes a zorras que la imitan por doquier ...  ¡Sí queridos!. El mundo virtual es un eco del mundo del que ya estás hasta los cojones u ovarios.
Parecerá increíble,pero hay más cosas deprimentes.
De las que más, podría ser, ver y leer a aquellos cuya infancia corrió por los setenta. Resulta patético  comprobar que pese a su edad aún parece que no lo hayan superado, o también, contrastar como hay una alarmante cantidad de Facebookeros, Twitteros, Instagrameros, ...., que parecen no dedicarse a nada más que a ser Facebookeros, Twitteros, Instagrameros, ... . Creo que es imposible que tengan tiempo de más, como si cobraran por ello. Hasta que alguien un día te dice que es "gestor de redes sociales" en no sé dónde y que se toca la zambomba toda la jornada haciendo lo que más le gusta ... Putos modernos, ellos aún van por ahí y una empeñada en dejar la infancia atrás y ponerse a pagar la comida, el alquiler y la ropa nueva. 
¡Claro! la clave estaba en quedarme anclada en los ocho años y ahora triunfar como la Coca-cola, lloriqueando cuando no quedan flash de fresa en el carrito, o cuando la profe te pone examen en lunes. ¡Jopetas!
¿Por qué a tanta gente no le parece desmoralizador ese panorama? 
Quizás lo ven como algo ajeno a su persona, ese mundo virtual, no va mucho con ellos, ¡Pero espera un momento!, ¿No son ellos los le suelen dedicarle más tiempo a ésto que a la gente con las que conviven o se encuentran por la calle?, ¿No son ellos mismos los que gastan una energía considerable en "bienquedar" o insultar, según el caso, se afanan en aparentar que entienden de política y están concienciados socialmente, cuando normalmente no van a votar? Perdona pero, ¿No son sus nombre y las fotos de sus caretos? 
¿Éramos así de imbéciles antes?
Respuesta: Sí, pero era más fácil no darse cuenta de hasta dónde. Desde luego creo, como Tote King, que necesitamos clínicas de desintoxicación para internet urgentemente.
A mi me deprimen las redes sociales porque ni siquiera puedo decir que, aunque en una de las partes de mi vida sea anónima e insignificante, en la otra soy importante, ni he tenido un affaire con  el sistema operativo de mi iPhone y además en su momento, tuve que buscar en Wikipedia "Selfie" que me sonaba a serie de televisión. Soy la misma mierda en todos lados, Pinterest y Tumbrl incluidos.  


¡Agur caras guapas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario