En Carcosa

Si subes al tranvía y miras a tu alrededor a primera hora de la mañana, como estoy haciendo yo ahora mismo, debes ser como una mezcla de la Súper Nenas y Pequeño Ponny, para no deprimirte inmediatamente. Se me está ocurriendo que me elevo y escudriño desde arriba el vagón y sólo puedo verme la grasa del pelo, los brillos de la cara, por no hablar de las ojeras y del gesto encogido que debo tener pensando en todo esto. Resulta que soy como toda esta gente que me rodea, pero peor, porque soy yo, y es difícil soportarse a uno mismo ya, con tanta gilipollez.
Es todo una especie de versión cutre de esas secuencias de trenes y metros que contemplas en el cine, donde hasta los quinquis de turno tienen estilazo y flota una especie de poesía urbana en el ambiente.
Voy escuchando un tema de Tote King, es viejo, pero siempre lo escucho. Tiene grandes momentos. En una de las partes dice: “tus días están marcados como los rostros por el mal humor”, que pega mucho en este momento.
Si yo hiciera todo lo que he querido a lo largo de mi vida, dudo mucho que estuviera aquí mirando los tobillos congestionados del señor sentado junto al pasillo. Si hiciera lo que quiero , no me daría chance a mí misma, es probable que me cayera mejor, pero también es probable que tuviera algún amigo rapero y usara los temas que le escribo y me adularía en los conciertos. Tendría más followers de los que foloweo yo, que es muy triste que eso sea al revés y más instagrameos con 1000 me gusta. Si me hubiera dado más veces la oportunidad de hacer lo que quiero, ahora me dedicaría a lo que me gusta, a fumar cigarrillos de marcas exóticas y a escribir historias que se convertirían inmediatamente en súper ventas. Ahora mismo me daría una gran ducha sólo para volver a la cama y quizás practicaría algo de latín hasta que me asaltara el apetito, entonces me vestiría y me acomodaría en una terraza, con zumo, café, croissants y alguna revista de cine. No sé. Ahora piensa en que soy cajera .... ¿A que desearías que salte por el cristal y acabe con mi sufrimiento? ¿Cuándo dejé los sueños por perdidos? 
Seguimos las flechas como en circuitos de Ikea
¿Habrán claves íntimas ocultas en las letras? …. Seguro, a qué viene mover tanto la cabeza si no es para decir, "sí nena, ésta iba por ti". Quizás eso sea suponer que éstos tengan tiempo para esa tontada y debería dudarlo, ... pero sería una monada. Bueno que me da igual. Que me bajo, que me voy a Carcosa, sin salir de este planeta, pero sí de mi cabeza "salida por el andén central". Y yo deseando escribir un mensaje íntimo oculto para ti y sonreír con un guiño cuando lo leas  ;)


2 comentarios:

  1. A veces cuando viajo mi mente también viaja... me he reconocido un poco en lo que has escrito, y eso es genial. Me ha encantado descubrir tu blog.
    Saludos
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos momentos en los que te dejas llevar por un hilo de pensamiento, siempre me recuerdan un poco a los videoclips y creo que por eso me gustan tanto, porque haces y deshaces a tu antojo y todo es como te de la gana, según como tengas el día :D
      Siempre me sorprendo cuando alguien lee el blog, así que me das como una alegría hoy. Un besote grande! y nos visitamos ;)

      Eliminar