Raquel Kovacs




Diario de Raquel. 16 de Enero de 2015

“... Lo cines son alcantarillas alargadas llenas de nachos con queso y cuando se forme una costra, todos se ahogarán. Y todos las canis y los quinquis alzarán la vista y gritarán: “¡Sálvanos!” y yo susurraré: “Qué os den ...”
Y a esto lo llaman cine. He visto tanta palomita tirada por el suelo que me recuerda a la piscina de bolas de Ikea. Es probable que se tiren las palomitas a la cara y mastiquen con la boca abierta.
Me siento como Roschard en una sala de cine. 
¡Ey! tú. Sí, sí. Tú. ¿De verdad necesitas comentar cada jodido fotograma con tu acompañante? ¿De verdad me está diciendo que tirar palomitas por el suelo, hablar en cada escena y reírse cuando no toca es el método que usas para follar? Cuándo  hemos caído tan bajo como especie.
Me encantaría girarme y decirles: “Creo que estáis encerrados conmigo” Y sonreír como una loca, los ojos muy abierto y carcajadas histriónicas .
Sería impresionante.
Ha acabado la película y he idealizado, desgranándolas con ganas, fantásticas escenas de ultraviolencia con estos intelectuales de al lado. Al encenderse la luz huyen del lugar del crimen e inmediatamente pienso que la penitencia les llegará cuando tengan mi edad, tengan otras parejas, otros círculos de amistades y alguien les hable de esta película, no sabrán qué coño decir y es muy probable que no recuerden ni con quién fueron.
La ignorancia no es la felicidad, la ignorancia es la ignorancia y les dará ignorancitos de mayores ...  Quizás nunca se den cuenta de ello y es muy probable que vivan felices por siempre jamás ... .
Mierda.
Todo el mundo se ríe, se oye un redoble y baja el telón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario