Carcasa


El alma tiene la carcasa tan dura y elástica como la carne, que se pega al suelo como un chicle.
Pero no hay carcasa que se resista a la combustión final del alma. Esa carne se agita y se mueve a nuestra voluntad a pesar de todo, bajo un melodioso sol, como en un poema de formas infinito.


Gulliveriana | Instagram

No hay comentarios:

Publicar un comentario