El mal del isleño

Sí, "el mal del isleño" es como yo lo llamo. Vivir en sitios pequeños. La prueba de que estamos "rodeados de agua", más asfixiante. 
Una vez leí un post, escrito por una isleña como yo, que se llama "El amor en espacios pequeños" que siempre me pareció y me parece, genial.
Plantea ella, que ya bastante complicado es todo como para que además, cada vez que sales con alguien terminas averiguando que hay algún tipo de nexo común con él o ella, al ser este un lugar tan minúsculo.
Somos tan pequeños que es fácil obviarnos en un momento dado. Ejemplos varios: aquí
Debido a este problema de extensión, dos personas que trabajan en la misma empresa pueden haber tenido una relación con la misma persona (ouh yeah) o se podría dar el caso de que salgas con el vecino de alguna ex-pareja, o el primo de tu vecino, o cruzarte con aquel espécimen al que te tiraste un par de veces y pasaste de él como de la mierda y ya ni te acordabas ... al pasar un día por tu lugar de trabajo, aquel día que además tenías un grano en la barbilla (Game Over).
Lo mismo pasa con otros aspectos de lo más delicados. La cuestión es que tu currículum nunca está a cero para nadie y creo que esto es una putada en muchos sentidos, pero que nos define mucho más si cabe, cuando somos capaces de ir con la cabeza alta por la vida pese a ello.
La gente te exige lo del deber de ser libre para hallar la felicidad, obviando que expresar una opinión, puede cerrarte puertas laborales por ejemplo, o puedes ganarte un mal rato en alguna reunión social, porque aquí, la libertad es un poquito más cara, aunque tengamos el IGIC al 7% .
¿Cómo ser libre en un lugar pequeño, con la cantidad de conexiones presentes pasadas y futuras que existen con cada una de las personas de esta tierra tan chica, si sólo puedes sobrevivir siendo políticamente correcto hasta el absurdo? 
Si no pasas por el aro, ya te has cerrado todas las puertas. Da igual, cuánto trabajes de duro o cuánto talento tengas, nadie aquí te va a dar una oportunidad si no has besados sus isleños culos antes o si no lo ha hecho tu familia, si es de "buen apellido" casi mejor incluso. Si no tienes las amistades adecuadas, olvídate del tema. Tener dinero siempre lo facilita, tener el local de moda también, la vida nocturna cool, es ya la repanocha, en esos casos incluso da igual cuestiones como tu coeficiente intelectual,  o cuánto de futuro "tronista" te corre por las venas, por resumir.

Ignatius Farray decía en muchos de sus monólogos del comienzo, "a mi. decir estas cosas, me ha cerrado muchas puertas".Vivir en Tenerife y ser diferente es muy complicado.
Para orientar nuestras isleñas almas perdidas, he elaborado este triángulo de la victoria, que se resumen de la siguiente manera:

Dinero, Ser políticamente correcto, Belleza.


Me lo he currado, lo sé.

Debemos decir, que este triángulo es como un organismo vivo, y unos puntos se alimentan de los otros, no es estático y varía en función de cada circunstancia y cada momento. Ser rico te puede hacer ganar atractivo y estatus social. Ser bello o bella te puede hacer ganar puntos un poco porque sí. En ocasiones, ser políticamente correcto te puede abrir las puertas del infierno bienquedil y ganar al menos algún puesto importante, aún no teniendo dónde caerte muerto y siendo poco agraciado o agraciada incluso. 

Algo que siempre sucede además, yo siempre he pensado que debe de ser fruto de esta "hoja no en blanco" de nuestras vidas aquí. Es que si eres de fuera, te harán un Bienvenido Mister Marshall exquisito. Un fotógrafo holandés siempre tendrá mejor prestigio que un Pérez, o un Rodriguez de aquí. Aunque puedes ser ese mismo Pérez de aquí, pero retornado, es decir, te fuiste, misteriosamente  dedicándote a hacer exactamente lo mismo que aquí, triunfaste, en ese caso, te habrás convertido en el o la fucker del lugar.
En definitiva, ¿Saben esas películas en la que uno de los personajes dice a otro que se marche a otro Estado y empiece una nueva vida allí y sabes que es de lo más factible? Por mi parte, envidia absoluta. ¿Te has planteado irte por ejemplo a Arucas a empezar de cero?, pues piénsalo mejor, te podrías reencontrar con algún familiar.

ACLARACIÓN: 
Es obvio, que todo esto es una generalidad y que definitivamente hay un número considerable de personas, que no son ni de cerca como los y las indeseables que describo en el post. Yo tengo la suerte de conocer a algunas de ellas. Lo puntualizo, no vaya a ser que se me cierre alguna puerta que no se iba a abrir jamás.