¡Hola!, soy yo (Parte II)

Sí, como cada mes vuelve, era necesaria una segunda parte. Doce veces al año. Haciendo un cálculo  muy loco, yo diría que más de doscientos traumas psicohormonales me han invadido a lo largo de lo que va siendo mi vida.
Es un hecho más que probado, por unos estudios hechos por mí misma, que una mujer menstruante es una mujer predispuesta a videar una gran cantidad de material audiovisual. Habrá quién se fustigue con las fotos de perfil del Facebook del ex o exa, espiadoras del famoseo de tabloide. Y por su puesto, las hay más listas que tirarán de novelas, series, películas y videoclips de los que grabaron en VHS en canal+ o vh1.
Como ya dije en la edición anterior, embobar todo mi ser con lo que considero joyas fílmicas, es lo único que consigue ahogar mi desesperación. Con o sin alas, con tacto perla o copa de silicona, el estatismo, es siempre un plato bien recibido, sobre todo si se practica en el sofá del hogar.
Lanzo aquí, otros diez títulos que pueden adaptarse a las autoexigencias de cualquiera de esos, innumerables días grises. Como en la ocasión anterior, títulos a quemarropa, indiscriminados, sin pensarlos mucho:

1.-Fresa y chocolate. Todos podemos tener nuestro día de suerte y encontrarnos una fresa o un almuerzo Lezamiano.

2.-Mallrats. Por una nostalgia de una adolescencia que no tuve supongo. Y porque me gusta Kevin Smith. ¿Y a quién no?

3.-El castillo ambulante. De esas películas que te devuelven a la niñez, yo creo que lo tiene todo. Se suceden una tras otra, todas las cosas que siempre quisiste ver en una pantalla, todo es posible y la guinda para mi es Calcifer, un personaje que me robó el corazón desde el primer instante.

4.-Kick Ass. ¿A quién no le gusta ver una buena trompada, si además las da una niña con Morricone de fondo?

5.-El Golpe. Todo lo que se diga es poco.  

6.-La gata sobre el tejado de zinc. Con esta película, además de lo fantástica que es, me confirmó el interés por los hombres. Nunca tuve gran inclinación por dicho género, pero hay un momento del metraje, en el que él se quita una blusa y piensas "Dios Bendito" y yo que he sido toda la vida una atea practicante, me dije, "demos por aclarada esta cuestión".

7.-Annie Hall. Si es de Woody Allen, no tengo dudas, pero Annie Hall siempre será especial.

8.-Eyes Wide Shut. Yo no sé a qué se debió siempre la crítica descarnada que sufrió esta última peli de Kubrick, para mí es sublime y cada fotograma, cada diálogo, me parecen sensacionales.

9.-Camino a la perdición. Paul Newman otra vez.

10.-El amante. Otro caso de crítica desfavorable con esta película, incomprensible para mí, lo achacaré a que los americanos no hacen por comprendernos a los europeos tanto como nos quieren hacer creer.


Reducir a diez las listas, me está resultando una labor cruel, la cantidad de títulos que me estoy dejando atrás me obligan a adelantar que estos post seguirán apareciendo. Claro, debemos pensar que además por suerte, aunque los días grises se seguirán sucediendo, hay filmografía suficiente a la que recurrir. Quizás algún día la lista sea de series o de novelas, ... así, a lo loco.





No hay comentarios:

Publicar un comentario