De lo que se lee se cría.

- ¿En serio me has dicho hermano?
- ¿Prefieres Bro?
- No joder, la versión americana tampoco me interesa demasiado. 
- Suelo escuchar rap y ya sabes, terminas un poco contagiada de todo ese rollo tipo "eh hermano, este es mi rollo y mola un huevo"-
- No sé cómo decírtelo, nada de esa mierda rima, pensaba que eso era importante-
- Tío, estoy con la adrenalina a tope, tu también lo estás, por qué no eres buen amigo y me sigues el puto rollo sin más.
- A ver, ya sé qué te pasa- Me señalaba riéndose socarronamente- Hace tiempo que lo sé, pero quería respetar tu intimidad-
- ¿De qué coño hablas?-
- Sé que te crees Rose Hathaway* ... -
- ¿Pero de qué hablas flipado?-
- A ver, no te cojas nervios, no se lo voy decir a nadie, pero a) borra tus historiales en el curro y deja de descargarte esas mierdas ahí- iba a mostrar mi indignación, pero me chistó y con gestos me mandó a callar moviendo los dedos muy cerca de mi cara- y b) entiendo que buscas una especie de emo o gótico o cow-boy cachondo, medio ruso, medio no sé qué ... -
- Como no te calles o bajes la voz, te arreo dos guantazos-
- Dimitri, ámame - se mofaba abrazándose a sí mismo, cerrando los ojos y dando besos a un atractivo ruso imaginario.
- Vete a la mierda- dije con una medio sonrisa y mire hacia otro lado para intentar ignorar todas sus tonterías - ¡Espera un momento! ... - Caí en la cuenta- ¿Los has leído?-
 -Es que chica, me entró la curiosidad y ... Bueno, a mi lo que me gusta es una  buena vampira rubia de ojos verdes, con sangre real que me muerda y me haga de todo y yo a llega en plan: Oh ah, muerde nena, oh sí ... - hacía gestos obsenos, sacaba los dientes y se ponía el dedo índice de su mano izquierda cerca de la boca abierta, para hacer más dramatismo en el rollo de los colmillos y se acercaba a mi cuello fingiendo que me mordía y sorbía teatralmente. Nos partíamos de la risa.
- WIIIIIII .... - grítamos al unísono dando saltitos y riendo como locos. 
A veces se nos olvida cuando tenemos aún las armas en las manos  como en aquel momento y eso, bueno, no gustaba nada. Allí todos eran una especie de imitación absurda del FBI de la tele, todos con cara de pocker y haciendo el teatro de los entendidos y expertos en la materia, eficientes, serios y siempre listos. De manual.
Nosotros ni finjimos ni nos tiramos el rollo, nadie espera demasiado de dos tiradores. No es que seamos unos incompetentes, nuestro trabajo es realmente importante, pero poco valorado, sobre todo porque sólo estamos entrenado para el curro a distancia. Aunque nos gustaría, no somos como los protas de las novelas de ficción para adolescentes, pero podríamos montar un bonito club de lectura. 
Para nosotros, las instrucciones son muy escuetas: apuntar y disparar. Luego hay notas implícitas, como por ejemplo: evitar apuntar a alguno de nuestro bando, como si hiciera falta aclararlo. La vista perfecta, el pulso perfecto. Aséptico. Indoloro.
Permanecimos a lo nuestro, viendo ir y venir a los supervisores y todo ese rollo que pasaba siempre antes de que nos dejaran marchar. Nos miran y asienten a modo de saludo y nosotros los imitamos sin más. Es su forma de reconocernos el trabajo bien hecho.  
Hubo fuego cruzado, peleas cuerpo a cuerpo y todo al mismo jodido tiempo, sólo nos faltó una banda sonora tipo "Imagine Dragons" y habríamos compuesto una elaborada recreación del próximo videoclip de moda.
- No me extraña que estés siempre cabreada-
- ¿Por qué lo dices?-
- Si escuchas rap, andarás todo el día cabreada-
- Igual estoy cabreada y por eso escucho rap y no al revés-
- Hoy me estás matando-
Hicieron gestos para que nos largáramos desde el otro lado de la calle.
- Creo que ya nos podemos ir puto de sangre