¿Dónde están todos los bastones de Matt Murdock y las gafas de Clark kent?


Ni los héroes parecen estar libres de tremendo derroche consumista, del "tirarlos es mejor que remendarlos" como los mensajes hipnopédicos de "Un mundo Feliz" de Huxley. Entiendo que cuando tiran gafas o bastones en las esquinas llenas de bolsas de basura de Metrópolis y Nueva York, van con prisas a salvar una vida, a castigar a algún malhechor o cuestiones de ese estilo y tenemos que hacer el ejercicio de comprensión, así sea por si fuéramos nosotros los hipotéticos pringados en apuros.
Cuando aguzando sus poderosos sentidos, descubren que deben con premura pertrecharse con el uniforme de héroe y acudir a los lamentos de una ciudad oscura y peligrosa como la boca de un lobo y tiran por las esquinas o por las cabinas telefónicas, ropa, zapatos o relojes... ¿Luego lo van a recoger o se compran nuevos cada día? ¿Tienen a alguien contratado que "limpia" las evidencias? ¿Pasan por casa a colocarlo todo antes? ¿Nadie ha escrito ya en el Daily Planet sobre la cantidad de mendigos bien vestidos en la ciudad últimamente? ¿Foggy no se preocupa de que el bueno de Matty sea un despistado de cojones? ¿Pagan con la tarjeta del Corte Inglés o contrareembolso?
-¿Cuántas veces tenemos que ir a comprarte otro bastón?
-Es una larga historia
Y además son varas de las guapas, de las plegables y seguro que vienen con su fundita, que es el indicativo de la calidad de lo que compras.
Tremenda clase de despilfarro burgués los muy cabrones, y más el Murdock que tiene un despacho de abogados en quiebra continua.

Míralo míralo... .



Pero cheñor... ¡no lo tire!

Las bolsas de basura siempre están mullidas, pero no hay contenedores de reciclaje, así que lo tira de cualquier manera.
Con Clark no me meto tanto, porque al fin y al cabo el chico no es de aquí, pero el otro se tira el rollo de querer salvar la ciudad y no se toma la molestia ni de reciclar.
No entiendo mucho de Cómics, pero me gusta leer las historias de los Superhéroes porque son una cosa muy parecida a la Mitología pero más moderno, con macizorr@s, con explosiones, salsa rosa y cogotazos ¿Qué más se puede querer?... Pues una suscripción al Netflix para hacer nesting o cocooning o lo que viene a ser, seguir alimentando tu locurita interior.