Lo que no se cuenta no se sabe.

Hace no mucho, publiqué esto en Twitter a modo de desahogo:




Básicamente lo escribí en un pronto absurdo, un día en el que por enésima vez, uno al que voy a llamar ese, se creyó que no me daba cuenta de las cosas, o que no escucho sus conversaciones en los pasillos.
Mi hermana me dijo el año pasado, que ella antes, cuando le pasaban cosas de este estilo, se callaba y se quedaba a la espera de que se aclarara el asunto sin más, sobre todo este tipo de injusticias, pero que ahora lo primero que hacía era contarlo, porque sino parecía que uno es culpable de algo, además de ser la diana del típico o típica cara dura de turno.
Así que le estoy empezando a hacer caso. 
Ojalá la animadversión que siente ese por mi, se debiera a algo que le he hecho. No señor, eso sería demostrar mucho carácter y ese tampoco tiene tanta personalidad, sencillamente te encasilla en función a los prejuicios de su solitaria neurona y claro, que lleva tiempo ya con sus idioteces.
Hoy ha vuelto a tener uno de esos gestos, de los que además tengo pruebas, como cuando un ladrón empieza a acomodarse y se deja una huella aquí y otra allá... ha sido genial.


Iba, en un arranque de ira brutal a publicar otro de esos paliques que no van a ningún lado en twitter, puesto que lo hecho esta vez, supera todo lo superable por el momento.
Es la segunda vez que lo hace. ÉPICO.
He pensado que aunque no sirve de nada y obviamente lo hablaré como hago siempre cara a cara, me merezco una clara muestra de desaprobación, un alarido, un hacer yo también las cosas como me da la gana, ya que parece que todo vale. 
Pero no lo haré, porque sería una demostración de cobardía sin parangón. Mejor lo hago aquí ,donde me puedo explicar mejor y no hay medias tintas ni confusas intenciones.
Porque mira, me pasan cosas guay también, cosas de las que por algún motivo no suelo escribir. Pero poder cagarme en todo y mandar a tomar por el culo a alguien, mientras me como un flan de chocolate, acaricio a mi perra y me acurruco con mi pareja en el sofá mientras nos partimos el culo, me vale como pornografía, son cosquillas ricas en mi cerebro.


En definitiva, que lo que no se cuenta no se sabe, y lo que hay que saber es que, aunque me atacan gratuitamente, con mi mejor sonrisa vuelvo a capear la tormenta, y así puedo dormir tranquila... .Porque yo si duermo, a puta pierna suelta gilipollas =)